Cómo encontrar mi verdadera vocación-Océano Atlántico


Cómo encontrar mi verdadera vocación

Durante toda nuestra vida académica tenemos que tomar decisiones que marcarán nuestro futuro. Cuando somos adolescentes, nos sometemos a una presión extra porque en algunos casos, los estudiantes sí tienen claro qué estudiar, pero en muchos otros, existen dudas, incertidumbre, o incluso miedo cuando hablamos de cómo encontrar mi verdadera vocación.

“Tengo 18 años, acabo de terminar la ESO o Bachillerato y no sé qué hacer, me siento perdido e inseguro, no quiero defraudar a nadie de mi familia y cada día me frustro más”

Este puede que sea el testimonio de muchos jóvenes hoy en día. Muchos de ellos apenas tienen 18 años y es la primera vez en sus vidas que se enfrentan a una decisión tan importante como la de qué hacer con su futuro.

Mamá, papá… ¿Cómo encontrar mi verdadera vocación?

Si tu hijo/a te ha hecho esta pregunta alguna vez y no sabes cómo ayudarle, vamos a mostrar unos consejos para intentar esclarecer de manera eficaz esa decisión que nos condena por dentro.

infografia-como-encontrar-mi-verdadera-vocacion-

Consejos para cómo encontrar mi verdadera vocación

VIVIR EN EL AQUÍ Y AHORA

No pienses en lo que ocurrirá en unas semanas, dos meses o un año. Vive el presente. ¿Dónde estás ahora? ¿Qué cosas te gustan? ¿Qué te inspira en la vida? Piensa en algo que te motive por dentro: puede ser un libro, un deporte, una virtud…

Puede que al principio sea un simple pasatiempo, un hobbie, no sabes por qué lo haces, pero te gusta, te divierte, te enriquece por dentro, tira de esa cuerda y quizás te lleve por el camino adecuado.

Si quieres descubrir tu verdadera vocación piensa en lo que quieres hacer hoy y no en lo que sucederá mañana.

¡Recuerda que nada es para siempre!

ESTUDIAR LO QUE A TI TE GUSTA, NO LO QUE LE GUSTA A LOS DEMÁS

Seguro que te habrán repetido esta frase hasta la saciedad:

Esta carrera es muy buena porque tienes muchas salidas”  

Este tipo de decisiones no se toman para complacer a nadie. La falta de autonomía y personalidad a la larga genera un gran vacío por dentro, un peso con el que tendremos que cargar desde el primer minuto que empezamos algo que no nos gusta.  

A veces la presión no viene de una persona en concreto, sino de ciertas ideas generalizadas en la sociedad de hoy en día. Claros ejemplos de esto son cuando escuchamos que solo van a conseguir trabajo y tener un futuro laboral estable las personas que estudien una carrera, que un grado superior no sirve para nada, que las personas más inteligentes son las que estudian medicina e ingeniería…  de esta forma condicionamos a los adolescentes a comenzar unos estudios que no son de su agrado y ahí es cuando vienen los abandonos académicos.

ACTÚA SIN MIEDO

Si continuamente estas pensando en todo lo malo que puede pasar, tendrás miedo, y serás incapaz de pensar con claridad y ver más allá. Para encontrar tu vocación profesional tienes que estar relajado y seguro de lo que haces y dices.

Si estás convencido de una idea, sigue hacia adelante con tu proyecto y no pienses en las cosas que pudieran haber pasado si hubieras escogido otra opción. Tienes que apostar por esa decisión y no martirizarte con cosas que no han pasado ni van a pasar.

Confía en ti, si lo haces el resto también lo hará.

CONSULTA CON PROFESIONALES

Si tienes oportunidad, pregunta a profesionales del sector u orientadores, ellos podrán aclarar tus dudas, responder a tus preguntas y darte una visión objetiva de lo que realmente significa la práctica de tu vocación. Nadie mejor que profesionales de esa área para que te enseñen y te orienten acerca de asignaturas, salidas laborales y la realidad profesional de hoy en día.

Una vez leído esto, esperemos que te haya servido de ayuda. No tengas prisa cuando se trata de cómo encontrar mi verdadera vocación, esto no es algo que aparezca en horas, días o semanas, esto es algo que ocurre cuando menos te lo esperas.

Muchas personas comienzan por un camino, y la vida te va derivando en aquellos caminos que realmente te hacen feliz, esperamos que tú también encuentres el tuyo.

Deja un comentario